Twitter
ManuscritoUniversidad Iberoamericana
Alt textabrir detalle manuscrito

Testimonios y ejecutoria de nobleza de la familia tlaxcalteca Sánchez Rodríguez Aquiahualcateuhtli Galicia y Castilla


Manuscrito 3, Legitimación de nobleza de Don Diego Sánchez Rodríguez Aquiahualcateuhtli, año de 1724.


Manuscrito 5, Legitimación de nobleza de José Antonio Sánchez Rodríguez, año de 1759.



Se trata de dos libros manuscritos, el primero, llamado 3, de 1724, el segundo, llamado 5, de 1759. El manuscrito número 3 contiene la petición de legitimación de nobleza que hizo don Diego Sánchez Rodríguez Aquiahualcateuhtli en 1724. El manuscrito 5, fechado en 1759, es una solicitud de José Antonio Sánchez Rodríguez para el entroncamiento con su tío Diego Sánchez. De los dos es sin duda el que tiene un mayor componente pictórico. La familia Sánchez Rodríguez Aquiahualcateuhtli tenía presencia en San Luis Teolocholco, San Dionisio Tequemecan y Santa Isabel Xiloxochtlan, todas ellas localidades de la entonces provincia de Tlaxcala, y en la propia ciudad de Tlaxcala.

Los Aquiahualcateutli decían remontarse al gobernador de Tlaxcala por Tizatlán, Pablo de Castilla y Galicia, quien formó parte de la delegación que en 1562 se entrevistó con el rey de España y recibió de él escudo de armas.  También se decían descendientes de un don Francisco Aquiahualcateuhtli, “señor de la cabecera de Ocotelulco y Tizatlán”. En realidad la pertenencia simultánea a dos cabeceras ocurrió tardiamente, lo que implicaría que ese último hecho histórico es dudoso.

Tlaxcala durante todo el periodo virreinal no tuvo ayuntamiento español, por lo que la provincia entera era gobernada localmente –lo que se llamó el “gobierno político”- por el gobierno o cabildo indio, lo que lo hacía muy poderoso y la posibilidad de pertenecer a él muy deseable. Estaba compuesto de miembros de familias nobles indígenas de abolengo conocido. A principios del siglo XVIII, estas familias estaban radicadas en pocas localidades: ciudad de Tlaxcala, sus cuatro cabeceras, Huamantla, Atlihuetzía, y pocas otras. Mientras, nuevos centros regionales buscaban abrirse paso en el gobierno político, y lo hacían sobre todo por medio de obras y dinero. Fue el caso de don Diego Sánchez Rodríguez Aquiahualcateuhtli, fiscal de San Luis Teolocholco, quien construyó la iglesia en buena medida con su pecunio.

La causa de los Aquiahualcateuhtli tuvo resonancia. Se puede leer respecto a ellos en documentos del Archivo General de la Nación, ramo de Tierras, y desde luego en el Archivo General del Estado de Tlaxcala. En éste tenemos particularmente las actas de las sesiones del gobierno o cabildo indio. Y entre ellas, aquella en que don Diego presentó, en 1724, estos hermosos libros, u otros similares pues debió haber mandado hacer al menos dos juegos, uno para uso en Tlaxcala, otro ante el Juzgado de Indios. (1)

Se trata de piezas que son objetos de arte por su originalidad y la calidad y belleza de sus materiales y ejecuciones, más cercana en apariencia a los libros iluminados medievales que a los códices mexicanos. En estos objetos seduce su carátula forrada de terciopelo, el lujo y belleza de las aplicaciones de oro, de los colores primorosos en”aguada” de las pinturas, realizadas sobre “papel de algodón con marcas de verjurado, papel sellado, tintas sepia y roja” como dice la introducción de la edición existente.

Las pinturas decorativas que adornan ambos libros siguen modelos básicamente europeos, pero las obras pictóricas más completas que contiene el libro 5 son de un género semejante al de varios códices y pinturas indígenas de ese periodo novohispano tardío.

La belleza y la gracia original de estos objetos históricos tiene paralelo con la riqueza y originalidad histórica de que son portadores. Su principal creador, Diego Sánchez Rodríguez Aquiahualcateuhtli, fue un visionario político que intentó transformar el gobierno político indígena par darle lugar a los provincianos y a los “caciques pobres”; y fue parte de una corriente que intentó, mediante la manipulación de las cuentas de tributarios, emancipar a sectores de macehuales, y dotarse a sí mismo y a los otros de dudosos títulos de nobleza. La numerosa facción a la que perteneció, innovadora pero también corrupta, era una aliada del poder virreinal, que buscaba debilitar a los viejos caciques de Tlaxcala.

Don Diego había mandado elaborar sus ejecutorias para poder ser elegible, en la elección de 1729, como gobernador indio de Tlaxcala. Así quedó registrada esa tormentosa sesión del cabildo indio:

Y después mostró dicho don Diego Rodríguez una ejecutoria con letra de oro muy bien compuesta, aforrada en terciopelo [ilegible] verde con listones con sus gomas de oro; a que, viendo lo referido don Salvador Ramírez, se encolerizó y le dijo al dicho don Diego Rodríguez que era un perro, indio leñero y carbonero, que él era el más viejo del cabildo y que nunca vio a ninguno de sus antepasados en el cabildo, que todo aquello había hecho con su dinero y que tenían perdido el cabildo y la provincia don Juan de Salazar y los suyos. (2)

Bibliografía

Martínez Baracs, Andrea, Un gobierno de indios : Tlaxcala, 1519-1750. México, CIESAS-FCE-Gobierno del estado de Tlaxcala, 2008.

Martínez Baracs, Andrea y Carlos Sempat Assadourian, Tlaxcala, textos de su historia y Tlaxcala, una historia compartida, tomos 8 y 10, respectivamente, de la Historia General de Tlaxcala. Tlaxcala y México, CNCA-Gobierno del estado de Tlaxcala, 1991.

Testimonio y ejecutoria de nobleza de la familia tlaxcalteca Sánchez Rodríguez Aquiahualcateuhtli Galicia y Castilla. Prólogo de Guillermo Tovar de Teresa, Presentación, introducción y transcripción de María de Jesús Díaz Nava. UIA-FICSAC, Patronato Económico y de Desarrollo, 2001.

(1) Archivo General del Estado de Tlaxcala (AGET), 1717-1736, caja 56, exp. s.n., 1724, cabildo del 13 de diciembre de 1724, probanza de legitimidad de don Diego Sánchez Rodríguez, cacique principal. Comentada en Andrea Martínez Baracs, Un gobierno de indios: 496-500. Extractos publicados en Historia General de Tlaxcala, vol. 8: 84-90.  Ver también AGN-Tierras, vol. 914, exp. 2.

(2) AGET, 1717-1736, caja 56, exp. s.n., 1726, elecciones del 1 de enero de 1726.