ImpresoInstituto Nacional de Antropología e Historia
Alt textabrir detalle manuscrito

La Orquesta, mayo de 1862
Dos caricaturas de Constantino Escalante

Constantino Escalante (1836-1868), cuyas notorias litografías relativas a la guerra de intervención francesa publicamos también en esta ocasión, se dedicó principalmente a la caricatura política, género que brilló en la prensa mexicana del siglo XIX y al cual Escalante contribuyó a darle pasión combativa, ingenio y picardía. Representante de lo mejor del periodismo como instrumento de las luchas de oposición, Escalante fue un liberal convencido, en contacto con las clases populares. Cuando se produjo la invasión de las fuerzas francesas, escribe el crítico de arte Eduardo Báez Macías, “el Gobierno de Juárez, ahora más que nunca, contó con las simpatías de los caricaturistas. La Orquesta, uno de los semanarios satíricos más populares publicó: “D. Benito el presidente ya va encontrando el modo de hacerse querer”.

Báez comenta que, comparado con los pintores académicos del siglo XIX, Escalante fue un “artista modesto”, dedicado al arte aplicada de la litografía y al género periodístico de la caricatura: “pero tenía aquello que hizo falta a la plástica mexicana del siglo XIX: la inquietud, germen de toda rebelión, la identificación con sus temas y la pasión que funde al artista con su obra en una plena vivencia”. Hoy en día, sus litografías bélicas son apreciadas por su dramatismo, humanismo y la precisión del momento descrito. Una escena del asalto del cerro de Guadalupe el 5 de mayo de 1862, por ejemplo, ilustra el momento de la definición de la victoria; un zuavo ha quedado  peleando solo con su bayoneta, sus compañeros caidos  en torno suyo: Escalante hace con esta escena un reconocimiento al valor de los zuavos franceses.

Las caricaturas que publicamos son las siguientes:

La Orquesta, 21 de mayo de 1862. “El 5 de mayo. –Porqué esta tropa no avanza? –Se ha atorado en un maguey”. El que pregunta es el general francés Lorencez.

La Orquesta, 31 de mayo de 1862. “No os aflijáis amigos míos: yo repararé el mal que he hecho, borrando del almanaque el 5 de Mayo”. Quien borra, subido a una silla para alcanzar fecha tan elevada, es el ministro francés  Dubois de Saligny.


Bibliografía:

Eduardo Báez Macías, “Pintura militar: entre lo episódico y la acción de masas”. Anales del Instituto de Investigaciones Estéticas (UNAM), primavera, vol. XXIII, núm. 078: 129-147.

Ester Acevedo, “Un periodo intermedio en la caricatura mexicana del siglo XIX: 1861-1872”. Exposición: La caricatura en Colombia a partir de la Indpendencia. Biblioteca Luis Ángel Arango del Banco de la República. 2010. Internet. www.banrepcultural.org