FotografíaUniversidad Iberoamericana
Alt textabrir detalle manuscrito

Documentos sobre el presidente Francisco I. Madero y la Decena Trágica


Textos y fotografías que a continuación presentamos provienen de la Biblioteca Francisco Xavier Clavigero de la UIA.

 

Textos

  • Carta en cuatro folios, de F. I. Madero al presidente Porfirio Díaz, en el que le informe haberle remitido un ejemplar de su libro La sucesión presidencial. San Pedro Coahuila, 2 de febrero 1909. Le recomienda, contra la continuación del “régimen de poder absoluto”: “tenga usted por sucesora la ley”, y proteja, en vez de amenazar, los derechos electorales y cívicos.
  • Telegrama en el que Madero rechaza el ofrecimiento de los pilotos Alberto y Gustavo Salinas Carranza, sobrinos de Venustiano Carranza, entonces gobernador de Coahuila, de bombardear la ciudadela para intentar derrotar la asonada militar: “pues para antes de 24 horas será tomado el reducto rebelde”. 12 de febrero 1913.
  • Salvoconducto: “Que se permita el pase por todas las líneas del Gobierno y con acceso al Palacio Nacional”, del 16 de febrero 1913. Pase firmado por el presidente Madero.
  • “Las víctimas de la Decena Trágica”, estadística extraordinaria de los 161 heridos que fueron asistidos en el hospital Juárez durante los diez días de fuego, 22 de marzo 1913 (mal fechado 1912).

 

Fotografías

Presentamos 89 fotografías, la gran mayoría de ellas de la Décena Trágica, las otras del presidente Madero antes de esos hechos.  Las 8 primeras provienen del Archivo de Manuel Fernando Enríquez, AMFE; todas las siguientes, de la Colección de Postales de la Decena Trágica (CPDT) que guarda la UIA y que comprende en todo 102. Son verdaderos reportajes gráficos, a cargo de distintos fotógrafos del momento. Los temas que cubren serían los siguientes:

  • Los escenarios donde ocurrieron los principales hechos: la plaza de armas o zócalo con el Palacio Nacional, que defendieron los leales al presidente y donde éste y el vicepresidente Pino Suárez estuvieron presos durante cuatro días, antes de su asesinato; la Ciudadela, sólido edificio militar situado estratégicamente en la orilla de la ciudad, donde se hicieron fuertes los felicistas y desde el cual bombardearon el Palacio Nacional. Como el edificio era el depósito de armas, los golpistas se apoderaron de ellas y contaron con cañones, obuses, rifles, ametralladoras y cartuchos.
  • La prisión militar de Santiago Tlatelolco, que vivió el fatídico 9 de febrero el amotinamiento y fuga de reclusos, con el saldo de 200 reos muertos.
  • La entrada de la “Marcha de la lealtad”, encabezada por el presidente Madero, el 9 de febrero a la Plaza de la Constitución rumbo a Palacio Nacional.
  • Las tropas de ambos bandos montaron sus campamentos en calles de la ciudad. Podemos ver por ejemplo el séptimo regimiento federal acampado cerca del Palacio Legislativo, entonces en construcción, hoy Monumento a la Revolución. Este edificio fue proyectado por Émile Bénard, la foto fue tomada desde la hoy colonia San Rafael. Y soldados y voluntarios de los dos bandos; los federales, que Huerta voltea contra el presidente el 18 de febrero; y las fuerzas felicistas: los dragones del primer regimiento y el segundo regimiento de artillería, de Tacubaya; miembros de la Escuela Militar de Aspirantes, de Tlalpan, algunos todavía niños; cadetes del Colegio Militar; y soldados posando para los fotógrafos, incluso pretendiendo que ultimaban a quienes ya estaban muertos.
  • Daños, destrucción y quema de edificios, incluidos diarios y la casa del presidente.
  • Heridos, los servicios de la Cruz Roja y la Cruz Blanca, socorristas y voluntarios, conducción de presos, la gente de la calle.
  • Los protagonistas: el presidente Madero junto con Victoriano Huerta, en un balcón; los líderes militares de la asonada, Félix Díaz y Manuel Mondragón, posando como estrategas en la Ciudadela;  Bernardo Reyes, muerto.
 Agradecemos a la directora de la biblioteca Clavigero, Teresa Matabuena, su ayuda para esta publicación.