Megalópolis CDMX. Una mirada alternativa.

Para apreciar la naturaleza

En las anteriores entregas hemos tratado de dar un vistazo a los espacios naturales que aún quedan alrededor de la Ciudad de México y del gran valor e importancia que tienen para los casi veinte millones de habitantes en esta pequeña porción de nuestro país. Esta última entrega es más bien una invitación para todos aquellos que estén dispuestos a descubrir la naturaleza y maravillarse al observar las infinitas maneras en que plantas y animales luchan por sobrevivir. Como ciudadanos debemos de aprovechar la presencia de los distintos parques y zonas de reserva ecológica, e involucrarnos en su cuidado y desarrollo para nuestro disfrute y el de las siguientes generaciones.

Ardilla terrestre, comiendo una tuna, Parque Nacional Molino de Flores.

Fecha: 12 de julio de 2018

Lugar: Afueras del Molino de Flores, Estado de México

Aún los parques pequeños, como el que rodea a la antigua hacienda de Molino de Flores, cerca de Texcoco, albergan un poco de vida silvestre cerca de la población actual. Situado en el fondo de una cañada, un río actualmente contaminado permite la presencia de ahuehuetes, eucaliptos y otros árboles de menor tamaño. Sus laderas están cubiertas por pastos, matorrales y nopaleras donde es posible observar ardillas y otros pequeños mamíferos.