Megalópolis CDMX. Una mirada alternativa.

Las montañas que nos rodean

Para los pintores paisajistas del siglo XIX no era un problema apreciar la grandeza del entorno en cuyo centro se levantaba la ciudad de México, pero actualmente es cada vez mas complicado apreciar el espacio geográfico en que habitamos pues los grandes edificios nos obstruyen la vista de las montañas y la contaminación impide a veces ver incluso los cerros más cercanos.
Para poder recuperar ese sentimiento de asombro al contemplar nuestro glorioso valle, hay que esperar a los cada vez más raros días en los que haya una atmósfera clara y un ambiente despejado, y entonces buscar un lugar elevado para apreciarlo. Esta primera entrega la dedicamos a las distintas montañas y serranías que conforman el borde del "nido" en el que se aloja la capital de nuestro gran país.

Vista del Valle de Amecameca y los volcanes.

Fecha: 17 de enero de 2015

Lugar: Cima del cerro Sacromonte, Amecameca, Estado de México.

Esta imagen, tomada desde el cerro del Sacromonte se ha vuelto tan emblemática de nuestro país como el escudo nacional, enriquecida con leyendas y sucesos históricos la vista de los dos volcanes ha sido reproducida miles de veces en calendarios y tarjetas postales. No obstante ser una panorámica tan conocida no deja de sorprender a los visitantes, sobre todo en las horas previas al ocaso  cuando las cumbres nevadas y las nubes son iluminadas por los últimos rayos del sol.