Megalópolis CDMX. Culturas ancestrales

El corazón del Imperio Azteca

En menos de un siglo, los aztecas pasaron de ser una pequeña tribu sometida a otros pueblos a convertirse en la cabeza de un vasto imperio que recibía tributos desde la costa de Guatemala hasta las semiáridas planicies de Hidalgo. Esta súbita transformación fue aún mas evidente en la ciudad de Tenochtitlan, que a partir de un pequeño islote creció hasta convertirse en una increíble ciudad surcada por canales en la que vivían cerca de 100 000 habitantes. Pero su actividad se concentraba alrededor de dos núcleos ceremoniales: El recinto de México-Tenochtitlan y su gran pirámide; y el recinto de Tlatelolco, al lado del gran mercado. Desde ambos centros se tomaban las decisiones que afectaban al resto de Mesoamérica, y en ellos se recreaba ritualmente la lucha y el sacrificio del sol contra las fuerzas de la noche.

151

152

153

154

155

156

157

158

159

160

161

162

163

164

165

Réplica de un Tzompantli

Lugar: Templo Mayor, Centro Histórico de la Ciudad de México

Tzompantli es el nombre que los grupos nahuas daban a un altar hecho con los cráneos de los cautivos sacrificados. El gran Tzompantli, dedicado a Huitzilopochtli, estaba frente al Templo Mayor. Recientemente se excavó una parte de él, recuperándose cientos de cráneos. Pero según las crónicas había otros seis altares de este tipo. Uno de ellos podría haber estado cerca del Recinto de las Águilas, donde hay una plataforma con esculturas de cráneos apiladas simulando un Tzompantli verdadero.