Megalópolis CDMX. Culturas ancestrales

Doce mil años de historia

El Valle de México cuenta con una de las secuencias de ocupación más largas del Nuevo Mundo: entre los primeros grupos cazadores del Pleistoceno y el violento fin del Imperio Azteca distan más de doce mil años. Pero no es sólo la presencia constante de seres humanos lo que le da un significado especial a esta región, sino que en ella hubo un proceso evolutivo excepcional que podría compararse con una epopeya: En Tlapacoya se tiene evidencias de uno de los primeros grupos sedentarios de América; durante el período formativo las sociedades fueron haciéndose cada vez más grandes y complejas hasta llegar al mayor centro urbano del México antiguo; su caída daría paso a culturas más dinámicas basadas en el comercio y la guerra, como los toltecas, un proceso que culminó en el dominio de los mexicas.

121

122

123

124

125

126

127

128

129

130

131

132

133

134

135

Pinturas sobre piedra

Fecha:

Lugar: la “kiva”, al pie de la pirámide de Cuicuilco, Ciudad de México

Poco es lo que conocemos de estos primeros habitantes de la Cuenca de México, pues casi no han dejado restos aparte de sus actividades de subsistencia. Tal vez hicieron pinturas o grabados en la piedra, pero estas evidencias fueron borradas hace mucho tiempo. La “Kiva” es una burda construcción de piedras que forma un medio círculo unos pocos metros al poniente de la pirámide principal. Las rocas están pintadas con motivos sencillos de color rojo. No se tiene aún una fecha precisa de su antigüedad.