Megalópolis CDMX. Una mirada alternativa.

Para apreciar la naturaleza

En las anteriores entregas hemos tratado de dar un vistazo a los espacios naturales que aún quedan alrededor de la Ciudad de México y del gran valor e importancia que tienen para los casi veinte millones de habitantes en esta pequeña porción de nuestro país. Esta última entrega es más bien una invitación para todos aquellos que estén dispuestos a descubrir la naturaleza y maravillarse al observar las infinitas maneras en que plantas y animales luchan por sobrevivir. Como ciudadanos debemos de aprovechar la presencia de los distintos parques y zonas de reserva ecológica, e involucrarnos en su cuidado y desarrollo para nuestro disfrute y el de las siguientes generaciones.

Nopales con tunas, Parque Ecológico Cuicuilco.

Fecha: 9 de noviembre de 2011

Lugar: Parque ecológico Cuicuilco, Ciudad de México

En la época prehispánica, las zonas rocosas y semiáridas del valle de México debieron de estar pobladas por nopaleras, pastizales y magueyales. Ese fué el caso del pequeño islote de Tenochtitlan donde un nopal se convirtió en el escudo de nuestro país. Pero a pesar de su valor simbólico estas plantas han sido despreciadas y arrasadas en casi todo el valle de México, aunque en la zona de Milpa Alta son la base de una industria floreciente. Deberían de cultivarse más por sus propiedades alimenticias y medicinales, sin olvidarnos de su extraña belleza.