Megalópolis CDMX. Una mirada alternativa.

Para apreciar la naturaleza

En las anteriores entregas hemos tratado de dar un vistazo a los espacios naturales que aún quedan alrededor de la Ciudad de México y del gran valor e importancia que tienen para los casi veinte millones de habitantes en esta pequeña porción de nuestro país. Esta última entrega es más bien una invitación para todos aquellos que estén dispuestos a descubrir la naturaleza y maravillarse al observar las infinitas maneras en que plantas y animales luchan por sobrevivir. Como ciudadanos debemos de aprovechar la presencia de los distintos parques y zonas de reserva ecológica, e involucrarnos en su cuidado y desarrollo para nuestro disfrute y el de las siguientes generaciones.

Maizales en San Pedro Nexapa, en las laderas del Popocatépetl.

Fecha: Década de los 70

Lugar: A un lado de San Pedro Nexapa, por el camino a Tlamacas, Estado de México

En una región sobrepoblada como el Valle de México, aún los campos de cultivo tradicionales son un refugio para la fauna nativa, y un activo natural que merece ser protegido para la posteridad. Pero el crecimiento de los pueblos y ciudades, la creación de ranchos y fraccionamientos “campestres” y las técnicas agrícolas modernas como los invernaderos amenazan con la destrucción de estos paisajes que habían perdurado desde la época teotihuacana, hace 1500 años.