Megalópolis CDMX. Una mirada alternativa.

Nuestra cuenca, diversidad de ambientes

Entre el fondo del valle de México a 2230 metros sobre el nivel del mar y la cima del Popocatépetl a 5450 metros, hay más de 3200 metros de diferencia altitudinal, situación que aunada a las diferencias de precipitación entre el norte y el sur de la cuenca crea una asombrosa variedad de ambientes en un espacio geográfico bastante acotado. En esta segunda entrega intentamos ilustrar los principales tipos de vegetación que aún se conservan en su estado natural, desde aquellos que apenas logran sobrevivir en el frío de las altas cumbres hasta los que se desarrollan en circunstancias mucho más favorables. Este sorprendente mosaico vegetal está constantemente amenazado por las actividades humanas, aún dentro de las reservas naturales establecidas para protegerlo.

Vista del Valle de México desde las alturas del Ajusco.

Fecha: Década de los años 80

Lugar: Cara norte del volcán Ajusco, Ciudad de México

De la desolación en las alturas a la sobrepoblación en el fondo, en esta imagen se puede ver la transformación que el ser humano ha provocado en su entorno. La capa gris-café es el resultado de la contaminación provocada principalmente por los vehículos automotores, invisible a nivel de la ciudad pero claramente manifiesta cuando se le contempla desde las montañas. Entre la región subalpina y la ciudad aún se conserva un anillo de bosques de abeto.