Megalópolis CDMX. Culturas ancestrales

Doce mil años de historia

El Valle de México cuenta con una de las secuencias de ocupación más largas del Nuevo Mundo: entre los primeros grupos cazadores del Pleistoceno y el violento fin del Imperio Azteca distan más de doce mil años. Pero no es sólo la presencia constante de seres humanos lo que le da un significado especial a esta región, sino que en ella hubo un proceso evolutivo excepcional que podría compararse con una epopeya: En Tlapacoya se tiene evidencias de uno de los primeros grupos sedentarios de América; durante el período formativo las sociedades fueron haciéndose cada vez más grandes y complejas hasta llegar al mayor centro urbano del México antiguo; su caída daría paso a culturas más dinámicas basadas en el comercio y la guerra, como los toltecas, un proceso que culminó en el dominio de los mexicas.

121

122

123

124

125

126

127

128

129

130

131

132

133

134

135

Centro ceremonial de Tula

Lugar: Zona arqueológica de Tula, al norte de Tula de Allende, Hidalgo

El caos y la división política que siguieron a la caída del poderoso reino teothuacano, permitieron la llegada de grupos guerreros procedentes del oeste y el norte de México. Uno de estos grupos de lengua nahua fueron los toltecas que se asentaron en Tula. Desde ahí dominaron casi todo el centro de México y hacia el año 1000 organizaron una gran ciudad alrededor de extensas plazas delimitadas por pirámides, palacios, canchas de juego de pelota, largos pasillos abiertos y techos sostenidos por columnas.