Megalópolis CDMX. Nuestra ciudad verde

Gusto por los jardines

Pocas cosas merecen tantos cuidados y se respetan tanto en nuestra ciudad como las plantas. Este gusto por lo vegetal tiene hondas raíces en el México prehispánico, donde muchos árboles y plantas eran considerados sagrados. De la parte española tenemos el gusto por los jardines que heredaron a su vez de los árabes del norte de África. A lo anterior habría que sumar el agudo conocimiento que los aztecas tenían de las plantas y su uso como adorno en bailes y fiestas, práctica que luego copiaron los misioneros y sacerdotes en la colonia. Lo cierto es que la gran mayoría de los mexicanos se hacen cargo de muchas más plantas que mascotas, y buscan la manera de encontrar espacios verdes en su entorno inmediato. Ésta es una de las tradiciones que embellecen más nuestra ciudad y al parecer perdurará muchos años más.

211

212

213

214

215

216

217

218

219

220

221

222

223

224

225

Callejón de pueblo

Lugar: Calle Miguel Hidalgo, Alcaldía y pueblo de Tlalpan, Ciudad de México

La mancha urbana ha ido engullendo poco a poco los pueblos del valle y transformando sus modos de vida ancestrales. Sin embargo, en el sur y el oriente de la cuenca de México, hay algunas poblaciones que han conservado sus casas y huertos a pesar de la presión por construir cada vez más casas y departamentos en estos lugares. En las alcaldías de Tláhuac, Xochimilco, Magdalena Contreras y Tlalpan, aún es posible avistar estos jardines interiores que a veces trepan y se vuelcan a las calles.