Megalópolis CDMX. Nuestra ciudad verde

Gusto por los jardines

Pocas cosas merecen tantos cuidados y se respetan tanto en nuestra ciudad como las plantas. Este gusto por lo vegetal tiene hondas raíces en el México prehispánico, donde muchos árboles y plantas eran considerados sagrados. De la parte española tenemos el gusto por los jardines que heredaron a su vez de los árabes del norte de África. A lo anterior habría que sumar el agudo conocimiento que los aztecas tenían de las plantas y su uso como adorno en bailes y fiestas, práctica que luego copiaron los misioneros y sacerdotes en la colonia. Lo cierto es que la gran mayoría de los mexicanos se hacen cargo de muchas más plantas que mascotas, y buscan la manera de encontrar espacios verdes en su entorno inmediato. Ésta es una de las tradiciones que embellecen más nuestra ciudad y al parecer perdurará muchos años más.

211

212

213

214

215

216

217

218

219

220

221

222

223

224

225

Ventana con macetas

Lugar: Calle del pueblo de Tlalpan. Alcaldía Tlalpan, Ciudad de México

El uso de macetas para cultivar plantas es una tradición que data de la colonia, cuando éstas se mostraban en balcones y ventanas. La aparición de las macetas vidriadas (fabricadas inicialmente en Puebla pero con una inspiración asiática) hicieron mas llamativo su aspecto y fuero muy utilizadas para la siembra de todo tipo de flores. Esta costumbre se había ido perdiendo con el paso del tiempo, ha renacido en las ventanas, ya no tanto en casas particulares sino en los departamentos.