Megalópolis CDMX. Nuestra ciudad verde

Gusto por los jardines

Pocas cosas merecen tantos cuidados y se respetan tanto en nuestra ciudad como las plantas. Este gusto por lo vegetal tiene hondas raíces en el México prehispánico, donde muchos árboles y plantas eran considerados sagrados. De la parte española tenemos el gusto por los jardines que heredaron a su vez de los árabes del norte de África. A lo anterior habría que sumar el agudo conocimiento que los aztecas tenían de las plantas y su uso como adorno en bailes y fiestas, práctica que luego copiaron los misioneros y sacerdotes en la colonia. Lo cierto es que la gran mayoría de los mexicanos se hacen cargo de muchas más plantas que mascotas, y buscan la manera de encontrar espacios verdes en su entorno inmediato. Ésta es una de las tradiciones que embellecen más nuestra ciudad y al parecer perdurará muchos años más.

211

212

213

214

215

216

217

218

219

220

221

222

223

224

225

Jardines del Alcázar

Lugar: Castillo de Chapultepec, Alcaldía Miguel Hidalgo, Ciudad de México

Originalmente el Castillo de Chapultepec era sólo una fortaleza, pero al asumir el poder Maximiliano lo eligió para hacer de él su residencia, lo amplió y dotó de todos los lujos y servicios propios de un soberano. Artesanos vinieron de Europa para confeccionar el nuevo palacio, entre ellos jardineros que trajeron las ideas entonces en boga en las cortes reales europeas. Un pequeño jardín en lo alto del castillo es testimonio de las influencias francesas en nuestro país.