Megalópolis CDMX. Nuestra ciudad verde

Gusto por los jardines

Pocas cosas merecen tantos cuidados y se respetan tanto en nuestra ciudad como las plantas. Este gusto por lo vegetal tiene hondas raíces en el México prehispánico, donde muchos árboles y plantas eran considerados sagrados. De la parte española tenemos el gusto por los jardines que heredaron a su vez de los árabes del norte de África. A lo anterior habría que sumar el agudo conocimiento que los aztecas tenían de las plantas y su uso como adorno en bailes y fiestas, práctica que luego copiaron los misioneros y sacerdotes en la colonia. Lo cierto es que la gran mayoría de los mexicanos se hacen cargo de muchas más plantas que mascotas, y buscan la manera de encontrar espacios verdes en su entorno inmediato. Ésta es una de las tradiciones que embellecen más nuestra ciudad y al parecer perdurará muchos años más.

211

212

213

214

215

216

217

218

219

220

221

222

223

224

225

Diente de León

Lugar: Colonia Narvarte, Alcaldía Benito Juárez, Ciudad de México

Estas “flores del asfalto” son un ejemplo de los millones de “microjardines” de nuestra ciudad. Se trata de conjuntos de hierbas y zacates que han logrado abrirse paso entre las grietas de banquetas y pavimentos. Consideradas como malezas, no se les pone mucha atención, pero la mayoría de la gente las tolera y a veces hasta las cuida, pues de manera natural crean arreglos artísticos combinando varias especies. Si observamos con cuidado nos encontraremos cada día con estas pequeñas sorpresas.